¿Qué es estrategia o cómo competir siendo diferente?

15 enero, 2024

En tiempos de constante cambio, la pregunta sobre qué es estrategia la podemos responder a partir de cinco preguntas esenciales.

¿Qué es estrategia? Es lo que va a hacer que la empresa sea diferente, y que genere ventaja competitiva para agregar más valor a la compañía y sus clientes. Estrategia es definir cuál va a ser, en el futuro, el posicionamiento que me distinga en forma única de mi competencia.

Estrategia también es encontrar cómo competir en el futuro en forma diferente y generarle valor al cliente para obtener resultados superiores al promedio de la industria.

Según el Profesor Roger Martín (2013), de la Escuela de Negocios de Rotman, estrategia se trata en realidad de un conjunto de cinco opciones que se deben tomar:

  1. ¿Cuál es nuestra aspiración ganadora?
  2. ¿Dónde jugaremos?
  3. ¿Cómo ganaremos?
  4. ¿Qué capacidades debemos tener?
  5. ¿Qué sistemas de gestión se requieren?

Según él, el corazón de cualquier estrategia son las preguntas 2 y 3. Responder a esas 2 preguntas: ¿Dónde vas a colocarte en el campo de juego y cómo vas a ganar ahí?, es la parte más difícil de la estrategia. Él agrega que no necesitas un plan estratégico de 100 páginas. De hecho, no hay ninguna buena razón por la que su estrategia no se pueda escribir en una página.

Su segunda acotación es que la estrategia no tiene que ver con la perfección. No está destinada a ser un ejercicio analítico. La estrategia es sobre el futuro y éste nunca va a ser exactamente el mismo que el pasado. Es por eso que tienes que combinar el rigor analítico con la creatividad para llegar a la mejor respuesta posible.

Un tercer principio que él sostiene es que cuando usted está mirando algunas opciones estratégicas, en lugar de preguntar: ¿Cuál es la más verdadera?, usted debe preguntarse, ¿Qué tendría que ser cierto para que esto sea una gran idea? Así es como se logra que su lógica sea explícita.

Por lo tanto, no hay que apuntar a la perfección y crear documentos estratégicos largos. Más bien hay que concentrarse en las pocas opciones clave que se necesitan tomar. No hay que tratar de ser perfecto en un mundo donde la perfección es imposible. Por el contrario, hay que preguntarse:

¿Qué tendría que ser verdad? en lugar de ¿qué es verdad? Al hacer esto, la estrategia es lo que debería ser: simple, agradable y eficaz, en lugar de complicada, ardua e ineficaz.

Por qué importa la estrategia

Existen varias razones por las cuales hacer una buena estrategia importa.

Prepara para el futuro:

Recientemente descubrí una cita de Alvin Toffler, ese gran futurista, que escribió entre otros el libro La Tercer Ola, que me parece explica muy bien la razón por la cual debo hacer estrategia independientemente de si estoy ganando plata o no, si soy chico o grande.

Él decía: “Si no tienes una estrategia, eres parte de la estrategia de otro”. Lo que Toffler nos está planteando en el fondo es que hacer estrategia te permite no solo proyectar el futuro, sino que incluso reinventarlo, dado que este no es determinístico.

Por lo tanto, si uno no hace estrategia en el fondo hipoteca la posibilidad de ser parte del futuro y entrega a otros esa ventaja.

Impulsa a generar ventaja competitiva:

Como lo definió Porter hace años atrás, la estrategia es la búsqueda incansable de una posición única en el mercado. Y justamente esta ventaja competitiva es la que te permite generar retornos sobre el capital por sobre el costo de capital y por sobre los competidores.

Provee una clara dirección y guía sobre dónde vamos:

Las organizaciones necesitan una guía clara acerca de cuál es el camino a seguir. Si bien los tiempos actuales son de mucha turbulencia, las personas que componen las organizaciones se desmotivan cuando hay desorientación y van de tumbo en tumbo.

Las buenas estrategias proveen un marco de referencia y pautas definidas acerca de dónde y cómo voy a jugar en el futuro para ganar, generando un sentido de orden y unidad.

Optimiza el uso de los recursos:

En la medida en que tengamos claro hacia dónde vamos y por qué, tenderemos a priorizar el uso de los recursos hacia aquellos aspectos que nos van a generar la ventaja competitiva y no en otros.

Para concluir, debemos mencionar que no solo creemos que es importante hacer estrategia, sino que es indispensable, especialmente en estos tiempos de la sociedad digital. Justamente porque el mundo cambia muy rápidamente es que debo estar siempre analizando el futuro y preparándome para poder competir en ese entorno. De otra forma pasaremos a la historia.