La estrategia no tiene que ver con la perfección

25 enero, 2024

Una estrategia ágil tiene que combinar el rigor analítico con la creatividad para llegar a la mejor respuesta posible.

Las estrategias ágiles no están destinada a ser un ejercicio analítico. La estrategia es sobre el futuro y este nunca va a ser exactamente el mismo que el pasado.

Por eso una estrategia ágil tiene que combinar el rigor analítico con la creatividad para llegar a la mejor respuesta posible.

Por lo tanto, no hay que apuntar a la perfección y crear documentos estratégicos largos. Más bien hay que concentrarse en las pocas opciones clave que se necesitan tomar. No hay que tratar de ser perfecto en un mundo donde la perfección es imposible.

Por el contrario, hay que preguntarse “¿Qué tendría que darse?” en lugar de “¿Qué es mejor?” Al hacer esto, la respuesta dará como resultado una estrategia simple, ágil y eficaz, en lugar de ser complicada, rígida e ineficaz.

En una charla sobre estrategia que dicté recientemente a un grupo de ejecutivos de una empresa, uno de los gerentes me dijo al terminar: “Todo muy bien lo que nos dices, pero nosotros llevamos más de 20 años en el mercado y nos ha ido muy bien, por lo que creo que no necesitemos una estrategia”.

Lamentablemente, en América Latina hay muchos ejecutivos que aún piensan que la estrategia es solo para las empresas a las que les va mal. Peor aún, tienen una opinión algo peyorativa de la estrategia.

Hemos escuchado a algunos, por ejemplo, ridiculizar el tema: “Para qué tanto análisis estratégico, si en el fondo basta con tener “olfato” y hacer buenos negocios”.

Si bien se reconoce que tener buen olfato para los negocios es por supuesto positivo, también hay que entender que en los tiempos actuales eso no basta. Ya hay “muchos patos en la laguna” con ese mismo atributo y justamente la estrategia busca descubrir cómo voy a diferenciarme del resto para agregar más valor.